Haga Click en el Escudo Correspondiente

Get Adobe Flash player

¿QUIENES SOMOS?




Somos un colectivo humanista y pragmático y no por ello menos idealista. Nuestro pragmatismo antes que simplemente utilitario es fundamentalmente sinejista1, como una totalidad concurrente con sus partes.


Al igual que Charles Sanders Peirce <fundador del pragmatismo>, consideramos al universo como una Mente en constante evolución, que no admite conceptos de filosofía mecánica y/o determinista. Sostenemos que hay dos elementos fundamentales que se combinan en la evolución del hombre y del universo: la ley y la formación de hábitos a través del Amor.2


Como colectivo somos herederos de los usos y costumbres de los Antiguos y Libres Imagineros y Artesanos del Muro y la Madera de San Juan, que aceptan la existencia de un Principio Emanador denominado Gran Arquitecto y reconocen la necesidad de la construcción de un Alma Inmortal.


La Masonería es esencialmente una asociación humanitaria, fraterna, igualitaria, que propende a la superación conductual de sus miembros quienes respetan las leyes del país en que residen, rechazando toda forma de explotación del ser humano y de exclusión contra la mujer, ejerciendo actos de beneficencia como servicio de solidaridad y sin ostentación alguna, teniendo el deber de estar siempre a la vanguardia de los movimientos científicos y filosóficos propendiendo al bienestar y progreso personal y de la humanidad.


La Masonea tiene como objetivo el perfeccionamiento moral e intelectual de sus adeptos y la formación de una conciencia universal de solidaridad y fraternidad entre los seres humanos, damas o caballeros, cuidando que sean no sólo libres, de buenas costumbres, sino también conscientes de sus responsabilidades personales y sociales; y como escuela de honor y virtud, exalta a quienes por sus merecimientos conciten el respeto y la gratitud de propios y extraños.


La Masonea busca el reinado de la Verdad, considera a la Razón como el valor supremo para regular la conducta y a la Libertad e Igualdad como los derechos inherentes a la naturaleza humana; propugna porque sus asociados practiquen la Armonía como la amalgama ideal de un justo y equilibrado trato social, respetando el Divino Privilegio de Pensar de cada uno y no admitiendo entre los seres humanos ningún tipo de discriminación o exclusión, ya sea por género, raza, nacionalidad, religión, credo político o situación económica.


Es en esa convicción que los integrantes de las Grandes Logias Mixtas del Perú asumimos conscientemente desde finales del milenio pasado el constituirnos como una genuina Alianza de la Humanidad (Menschheitbund), de Ordenes Iniciáticas con visión y acción propedéutica que mejore y actualice en su totalidad, como lo está pidiendo irresistiblemente el esritu de la nueva época de la Humanidad: su doctrina, su liturgia y su constitución, en concordancia al modelo idealizado por nuestro hermano germano Karl Krause.


Opinamos como él que lo la Hermandad masónica está en estrecha relación con esta gran tarea de la historia de la Humanidad; sólo ella es la institución que no tiene otro valor ni otro sentido que el de vivir en esta idea. Por eso la fundación de la Alianza de la Humanidad, así como el comienzo de su actividad, están en pacífica armonía con todos los nobles y grandes esfuerzos de esta época y de todos sus hombres grandes.


Reconocemos a las Ordenes Masónicas acorde a su fundamento y a su espíritu iniciático puro, al igual que otros muchos dilectos hermanos en el mundo, como la única propuesta social válida hasta ahora <aunque todavía inconsciente para muchos dentro y fuera de ella>, para poner ante los ojos de los hombres las ideas de la Humanidad, de la vida de la Humanidad y de la Alianza de la Humanidad, para vivir un espíritu humanista en toda su pureza, y para preparar en el recinto de templos aislados, guiada por la intuición y la inspiración del Amor, la Alianza pública y abierta de la Humanidad. El Servicio como expresión del Amor, es nuestro método considerado como oportuno e ideal para el mejoramiento de la conducta, dado que al reconocer chispas de amabilidad en lo ajeno y odioso, nos conduce gradual e irreversiblemente hacia la vida plena e integral y nos vuelve amables con el prójimo, que es a fin de cuentas nuestro Todo. Este era también para Peirce el tipo de evolución que reclama el principio de continuidad o sinejismo, que preside el universo y que es, en esencia, mucho más que un solo principio que regule una doctrina metasica última y absoluta.


NOTAS:

1 Sinejista de Sinejismo proviene del griego synechés, continuo. El sinejismo es "la tendencia del pensamiento filosófico que insiste sobre la idea de continuidad como de primera importancia en filosofía y, en particular, sobre la necesidad de que las hipótesis implican verdadera continuidad." Según esta concepción el universo entero y toda su realidad se presenta como un continuo sin partes separadas determinadas o perfectamente definidas. El continuo se encuentra en pleno desarrollo evolutivo esto significa que su complejidad es creciente. En él se da una permanente transformación de las conectividades a través de la semiosis como proceso de generalidad relacional. Aceptar y sostener la idea de continuo detrás de todas las relaciones universales proporciona un marco regulativo para la ciencia ya que esta debería encargarse de encontrar continuidad allí donde parececiera que hay discontinuidad.

2 Peirce, en un texto de 1893 afirma que: el Amor considerado desde un punto de vista superior, tal y como lo hace San Juan, nuestro patrono, puede considerarse como la fórmula evolutiva universal.